Blogia
Ciclismo con Luis Aviles

Ciclista boyacense Diana Munévar Flores fue arrollada y perdió la pierna, pide prótesis para no dejar el ciclismo

Ciclista boyacense Diana Munévar Flores  fue arrollada y perdió la pierna, pide prótesis para no dejar el ciclismo

Lisandro Rengifo.- En un segundo, la vida le cambió a la ciclista boyacense Diana Carolina Munévar Flores. El pasado 23 de abril, como todos los días, salió a entrenar bien temprano por las vías cercanas a Duitama, pero de un momento a otro, cuando estaba en la ‘Y’ de Postobón, en una de las entradas de la población, una tractomula la embistió y la arrastró varios metros.

Los gritos de Diana Carolina y de la gente que presenció el accidente no fueron escuchados por el conductor, quien se percató tarde de lo que estaba sucediendo y paró. La pierna izquierda de Diana sangraba demasiado. Fue trasladada al hospital de Duitama.

“No tuve tiempo de reaccionar. Eso pasó en un segundo. La cicla quedó destruida y yo me vi empapada en sangre. Él no me vio y no tuve cómo reaccionar, pues venía entrenando sola. La pierna quedó colgando, la vi partida y el dolor era inexplicable”, le dijo Diana a EL TIEMPO.

En el hospital la trataron, pero los resultados de su recuperación no eran buenos. Nunca la vio un especialista vascular para que evaluara la situación y por eso la lesión pasó a mayores.

Su papá, Orlando, un hombre dedicado a la construcción, y su mamá, María del Rosario, ama de casa, movieron montañas, porque veían que su hija no estaba bien.

‘Es muy triste mi historia’

En el hospital no la querían dejar salir. La ayuda de la gente de Cucaita, donde Diana Carolina nació hace 18 años, fue clave para que fuera traída a Bogotá, al hospital La Samaritana, donde fue sometida de urgencia a una cirugía, la noche del pasado 27 de abril.

El resultado no fue el mejor: a Diana le amputaron la pierna dos centímetros arriba de la rodilla. Este martes, entró por octava vez a sala de cirugía. Le cortaron dos centímetros más al fémur.

A pesar de lo que ha pasado, de sentirse atada a una cama y visitando varias veces la sala de cirugía y la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), el ánimo de la hermana de Carlos, Diana Marcela y Sandra Patricia no está por el piso, pues en principio el dictamen no era muy alentador.

“Es muy triste mi historia. No deseo que le pase a nadie, pero debo tener fuerza para salir adelante. No me dio tan duro saber que perdí parte de la pierna, porque el pronóstico no era el mejor. Nos habían dicho que me la amputarían toda. La vida no se acaba acá y hay que seguir adelante”, señaló Diana Carolina, estudiante de primer año de agronomía en el Sena.

Desde niña le gustó la bicicleta. Su papá le inculcó el deporte. Se inscribió en la escuela de Rafael Antonio Niño, a quien le agradece la ayuda que le ha dado, y comenzó a pedalear.

“Fui a los nacionales de pista y ruta de Medellín y el año pasado integré el lote de la Vuelta al Futuro. Me ilusioné con el décimo lugar de la general, que es como ganar un Tour de Francia para mí”, declaró.

Aunque el accidente lo trata de borrar de sus pensamientos, ese momento está ahí, metido en su cabeza. Lamenta que el conductor de la tractomula no se ha interesado en su evolución.

“No sé dónde está él. Es muy triste que la gente no se preocupe por lo que hace. Ahora le agradezco a la gente de Cucaita lo que ha hecho por mí”, declaró Diana, quien advierte que no dejará el deporte.

“Amo el ciclismo y no lo voy a dejar. Necesito una prótesis para continuar en el deporte, es lo que pido”, dijo Diana, quien saldrá este miércoles de la UCI a la habitación 408 del hospital de La Samaritana a seguir pedaleando en la vida, a pesar de no contar con la totalidad de la pierna izquierda.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres