Blogia
Ciclismo con Luis Aviles

El mánager del Quick Step, acusado de incitar al dopaje

El mánager del Quick Step, acusado de incitar al dopaje

 Lefevere cede la palabra a Bettini en la presentación del Quick Step, en diciembre pasado. (Foto: REUTERS)

Luisaviles BRUSELAS.-Reuter.- Hoy es el gran defensor de la implantación de los controles de ADN, presidente de los grupos deportivos ProTour y proclamado luchador contra la plaga del dopaje. Antes, según el diario belga 'Het Laatste Nieuws', fue consumidor, traficante de sustancias y organizó una trama sistemática para abastecer a sus corredores.

"No voy a dejarme calumniar tan gravemente sin reaccionar. Las acusaciones son muy graves. Pero la factura que voy a presentarles será también muy cara", advirtió Patrick Lefevere a la radio belga VRT pocas horas después de la publicación de un largo reportaje en el diario.

El periódico, en su edición del martes, afirmaba, basándose en el testimonio del ex corredor Luc Capelle, pero también en acusaciones de personas que pidieron el anonimato, que Lefevere era amigo del dopaje "desde los años 70 hasta hoy" y que lo organizaba en el seno de sus equipos.

Según la publicación belga, Lefevere ha vivido "30 años de dopaje, desintoxicación, fraude, anfetaminas y EPO". "Yo proporcionaba anfetaminas y otros productos a Patrick", asegura Luc Capelle.

Un médico italiano, escudado en el anonimato, asegura que Lefevere organizaba un dopaje a gran escala mientras era director deportivo del equipo Mapei, cuyo líder era Johan Museeuw, durante los años 90.

Según el médico, Lefevere estaba al corriente de todo y hasta incitaba a los corredores a que usaran sustancias dopantes. Los ciclistas de este equipo, supuestamente, tenían que pagar anualmente entre 20.000 y 30.000 euros "para tener una buena temporada, productos incluidos". "Lefevere lo sabía, lo vio pasar y lo aprobó todo", afirma el médico al diario, tra precisar que "las hormonas del crecimiento provenían de la farmacia y la EPO se encargaba por Internet".

Patrick Lefevere, figura central del ciclismo belga, rechaza "dejarse tratar de consumidor y de camello de droga" por un hombre, Luc Capelle, que "se dopaba solo", o de ser encausado por "pretendidos testimonios anónimos". "Es fácil explayarse así bajo ese techo", añade Lefevere.

El belga fue elegido presidente de la Asociación de Equipos ProTour en sustitución de Manolo Saiz, atrapado en la 'operación Puerto' llevada a cabo por la Guardia Civil española el pasado mes de mayo en Madrid.

Los testigos citados por el periódico aseguran que el ahora patrón del Quick Step "dejó el ciclismo porque él mismo era adicto a las anfetaminas que traficaba".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres