Blogia
Ciclismo con Luis Aviles

Historia secreta del fallido "scoop" en el "caso Contador"

Historia secreta del fallido "scoop" en el "caso Contador"

Un año después de que estallara el "caso Contador", Hajo Seppelt y Robert Kempe no dudan. "Volveríamos a actuar exactamente igual", dijo a dpa Seppelt

LuisAviles.-Por Sebastián Fest/DPA.- Colonia, Alemania.- Detrás del caso de doping del ciclista español Alberto Contador hay otra historia, la de los dos reporteros alemanes que tenían en sus manos la bomba informativa y vieron como la UCI se la arrebataba.

Un año después de que estallara el "caso Contador", Hajo Seppelt y Robert Kempe no dudan. "Volveríamos a actuar exactamente igual", dijo a dpa Seppelt, integrante del dinámico duo que le da vida al equipo de investigación sobre doping en la cadena de televisión alemana ARD.

No es sencillo para Seppelt y Kempe asegurar que no harían nada diferente a lo que hicieron en aquellos frenéticos últimos días de septiembre de 2010, porque tuvieron la exclusiva mundial del doping y no pudieron aprovecharla. Durante el congreso "Play the Game", que se cierra hoy en la ciudad alemana de Colonia, explicaron en detalle lo que vivieron aquellos días.

"Recibimos el primer aviso de una fuente en agosto. Al principio no nos dijeron el nombre, pero sí que era un deportista muy, muy famoso. Nos dijeron que la federación internacional involucrada estaba intentando frenar el caso, que era increíble lo que estaba sucediendo ahí dentro", recordó Seppelt.

"Pero al final nos dijeron que se trataba de ciclismo, y que el dueño del positivo había sido testeado muchas, muchas veces en el Tour. Y si era tan grande, llegamos a la conclusión de que debía ser Alberto Contador".

"Aquella información nos llegó desde diversas fuentes del ciclismo en países del sur de Europa", destacó a dpa Seppelt.

Pero una cosa es saber lo que sucede, y, otra, poder sostenerlo en público con pruebas y sin temor a cometer un grave error.

"Seguíamos sin tener confirmación, entonces nos fuimos a la sede de la UCI en Aigle, pero la plana mayor de la entidad estaba en Australia", explicó Kempe.

"Entonces le dijimos a una persona en la UCI que sabíamos que había un positivo de Alberto Contador, y nos respondió que eramos unos demonios".

Aun así no era suficiente, no podían dar la noticia, aunque el dato de que el positivo afectaba a un ciclista con permiso médico para tomar medicamentos contra la epilepsia hiciera crecer la certeza sobre que el involucrado era Contador.

Seppelt y Kempe decidieron contactar directamente al irlandés Pat McQuaid, presidente de la UCI.

El e-mail salió a las 14:01:38 del 29 de septiembre, y la respuesta de McQuaid, ya tarde en la noche australiana, llegó a Alemania apenas 19 minutos después: "No sé de qué me está hablando. Dígame quién es el corredor y los detalles para que pueda hacer algún comentario".

Alertada de que la ARD podía dar la noticia, la UCI emitió un comunicado en plena madrugada europea anunciando el caso.

"Destruyeron nuestra historia, estábamos furiosos", admitió Seppelt, que junto a Kempe volcó todo lo que sabía de la historia en el informativo de las siete de la mañana, cuatro horas después de conocerse el comunicado de la UCI.

Tiempo después pudieron preguntarle a McQuaid por qué no les había dicho la verdad, y la respuesta los dejó desolados: "Nos dijo que éramos idiotas si pensábamos que nos iba a revelar el positivo. O sea que daba por hecho que su deber era mentirnos".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres